jueves, 15 de marzo de 2018

SIN ROSTRO



Acríco sobre lienzo 100x81 cm

Me conocieron en seguida por quien no era y no lo desmentí, y me perdí. 
Cuando quise quitarme la máscara, estaba pegada a la cara. 
Cuando me la quité y me vi al espejo, ya había envejecido. 
Estaba borracho, ya no sabía vestir el dominó que no me había quitado. 
Tiré la máscara y dormí en el vestuario como un perro tolerado por la administración por ser inofensivo y voy a escribir esta historia para probar que soy sublime.
           
                           Fernando Pessoa