lunes, 1 de junio de 2015

LA BASE DEL ARTE


Muchos amigos me dicen que se nota mi predilección por el color azul, que es mi preferido. Evidentemente así es, es un color con el que trabajo muy cómodo, como si estuviera con un buen amigo.
Se dice del color azul muchas cosas, que es un color que transmite tranquilidad, relax, es refrescante y relajante,  como cuando miramos el mar.
Existen teorías que lo asocian con cuestiones espirituales por el efecto relajante que produce, se asocia al color de la verdad, la nobleza, la generosidad y la honradez.
Puedo aseguraros que cuando lo uso no pienso en nada de eso, pero es cierto que me produce un efecto relajante tremendo trabajar con él,  por eso nos llevamos bien el azul y yo.
Lo que sí creo es en la maravillosa frase que nos dejó Kandinsky, con la cual estoy totalmente de acuerdo,  por eso he querido incluirla en el cuadro pues me parece que debía, de alguna forma, hacer referencia al gran maestro que tanto nos ha enseñado a las siguientes generaciones.