miércoles, 24 de junio de 2015

EL CALOR Y EL MAR



En estos días viviendo frente al mar, es fácil sentir el color azul, sus variaciones son infinitas, pero el azul turquesa es uno de los que más me llaman la atención y que se repite cada día.
El calor del verano que estamos soportando, también llenan los días de tonos anaranjados Pese a ser colores complementarios entre sí, ofrecen una armonía en el conjunto que consiguen eliminar la frialdad del azul y el excesivo calor que produce el color naranja. Al menos esa ha sido mi percepción y mi intención en esta obra.