viernes, 12 de abril de 2013

ABSTRACCIÓN B/N



Desde niño he oído decir que entre el blanco y el negro existen infinidades de grises. Además del simbolismo que representa la frase, desde el punto de vista pictórico es cierto. Las gamas de grises son infinitas y aportan sensación de neutralidad, a veces dualidad entre la alegría y la tristeza.
El color gris es una transición entre el blanco y el negro, más neutro, menos enérgico que los otros dos. Da la sensación de aportar equilibrio y elegancia.
El blanco crea una idea de pureza y de luminosidad muy grande, justo todo lo contrario que ofrece el color negro.
Con esta obra he querido armonizar, gracias a los grises, los contrastes tan fuertes que producen el blanco y el negro. Los grises le dan una visión más armónica y relajada que, junto con el azul, confieren al cuadro una sensación menos agresiva. Al menos esa ha sido mi intención